Parados porque si

Ayer leí una de las declaraciones más repugnantes de mi vida: El presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, afirmó que “hay que acabar con el parado porque sí”. No acabar con el paro, sino con “el parado porque sí”. ¿Conoce el señor Rosell muchos parados porque sí? ¿Por qué no les ofrece trabajo en sus empresas a ver qué dicen? Cuando el auténtico drama de España es el paro, viene un individuo, jefe de los empresarios, que se fija y pone el acento en quien está parado porque sí. ¡Qué vileza, qué villanía! Cuando hay más de un millón de hogares españoles en los que no trabaja ningún miembro de la familia porque no lo encuentra, viene un señor a decirnos que hay que terminar con los supuestos listos y aprovechados, pero no con la multitud de empresas fraudulentas existentes en el país.


¿Qué porcentaje de listos y aprovechados parados porque sí representan en la cifra de cinco millones de parados porque no? Ése es el problema a destacar, a humillar al débil. Como se sabe, los parados porque sí tienen sus yates fondeados en los puertos al lado de los de los ricos, no sé si del señor Rosell también. Como se sabe asimismo los banqueros y grandes terratenientes se han hecho ricos gracias a haberse apuntado al paro porque sí. ¡Qué desvergüenza, que falta de una mínima solidaridad y comprensión para el dolor de los españoles! ¿Qué tremendo vómito sentirán quienes desesperadamente buscan trabajo y no lo encuentran?

¿Por qué no habla el señor Rosell de los empleos indignos con salarios de hambre que ofrecen sus asociados a tantos parados porque sí, con jornadas de doce horas por 600 euros al mes y sin fijeza ni Seguridad Social, pero perentoriedades extremas de forma que los pueden echar cuando y como quieran? ¿Con esos empresarios no hay que acabar? Que hable con camareros de bares y chiringuitos, que hable con los trabajadores de tanto supermercado o mercadillo veraniego.

Sus palabras son una ofensa a todos los trabajadores de España, pícaros o no. ¿Para decir cosas como ésa le han elegido recientemente? ¿Qué sabe el señor Rosell de la angustia humana del parado porque sí, que, desde luego, es infinitamente más grande que las de los empresarios porque sí, con el señor Rosell a la cabeza? Siniestra España. Ésta es la quintaesencia de la abyección neoliberal y capitalista.

De: Arturo Gonzalez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s