Artur Mas, President

La encuesta realizada por el Instituto Noxa para el periódico La Vanguardia debe de estar poniendo frío sobre frío el cuartel general del PSC en la calle de Nicaragua. Porque después de la nevada, donde aunque transcurran años, la gestión siempre es igual de ineficiente nos viene el aviso a pocos meses de las elecciones catalanas de que las mayorías cambian de forma radical. CiU ganaría por amplia mayoría con el 44% de los votos consiguiendo unos 66 diputados a tan solo dos de la mayoria absoluta.

Montilla llegó a la presidencia con tan solo 37 diputados. Solo tres fuerzas políticas coaligadas hicieron eso posible. Pero, como en la etapa anterior, las estridencias entre los miembros del tripartito vienen facilitando las cosas a los convergentes.

No es muy fácil para el PSC convivir con ERC. Al menos para sus votantes es difícil de digerir! Si a esto le sumamos el continuado esfuerzo de Montilla por aparecer -seguramente no de forma voluntaria- como más nacionalista que los mismos nacionalistas, no hay más que decir. El electorado PSOE se quedaría en casa al no encontrarse cómodo con un partido que un día si otro no deshoja la margarita sobre su esencial identidad. La batalla interminable e inacabada del Estatut, la financiación autonómica y la proliferación de las actitudes secesionistas se apuntarían en el haber del Molt Honorable President. Sería considerado como la eternización de discusiones bizantinas sobre temas secundarios para la inmensa mayoría de sus votantes (aunque de hecho no lo sean y les afecten muy directamente). La continuas diferencias verbalizadas por los dirigentes del PSC respecto del PSOE seria otra traba más en sus expectativas de voto.

El president Maragall, obtuvo 52 escaños, Montilla 37 y a la baja. ¿Cómo un andaluz con un dominio del catalán digamos que regular y que podría ser identificado como uno de ellos, de los votantes del PSOE, obtuvo 15 escaños menos? ¡Credibilidad! Maragall generaba ilusión, Montilla no. Cada vez se entiende menos el cambio. ¡Demasiadas ambiciones!

Si Artur Mas va a ser nuestro nuevo presidente estaría bien que despejara dudas sobre cuales serán sus ejes de gobierno. Aguantar cuatro años más de existencialismo seria insoportable para la inmensa mayoría de los ciudadanos ahogados en sus problemas, irrisorios para algunos políticos según parece.

La encuesta también deja a ERC en la cuneta. Según parece su gobierno no ha sido lo suficientemente radical para parte de sus seguidores que abren sucursales independentistas de diverso pelaje ideológico. De 21 escaños a 12 es para mirarselo. Después de los referendums festivos llega la resaca.
ICV demuestra que tiene un techo y que ya lo ha alcanzado. No parece que pueda llegar a constituirse en una opción creíble de gobierno.
Ni el PP tiene nada que hacer mientras siga la estela ultra de sus correligionarios estatales.
De Ciudadanos-Partido de la Ciudadania, creo que no hacen falta comentarios. Las refriegas internas y la presencia de Rosa Diez lo han hecho literalmente trizas.

Ah! si Mas es presidente apoyará a Rajoy tras las generales. El PP ya anuncia que apoyará a Mas.Nos gobernaran partidos de derechas en España y Catalunya. Y ellos si que tienen solución a la crisis. Los trabajadores ya podemos ir preparándonos para muchos cambios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s